Renault Laguna

El Renault Laguna modelo 2011 es básicamente el mismo coche que Renault lanzó en 2008 (más información) y sigue comercializándose con carrocería de cinco puertas («Berlina») y familiar («Grand Tour»). Los principales cambios del modelo que se vende actualmente afectan al diseño exterior e interior y, ligeramente, a los motores y al equipamiento.

La cualidad más sobresaliente del Laguna es su suavidad de marcha al menos con motores Diesel (no tenemos referencia del Laguna con motores de gasolina). No solo está bien aislado del ruido del motor, sino también del aerodinámico y del de rodadura.

Hemos probado con detenimiento el Laguna con motor Diesel de 110 CV, el menos potente de la gama. A mi juicio no es un coche lento para un uso cotidiano. No obstante, puede tener sentido pagar por las versiones de mayor potencia (las hay de hasta 178 CV; todas las versiones) si habitualmente se circula cargado por carreteras con fuertes pendientes o se da valor un coche que responda contundentemente al acelerador. Con el Diesel de 110 CV se puede mantener un ritmo de marcha elevado, pero cuando las condiciones son desfavorables (mucha carga o grandes pendientes) hay que usar con frecuencia el cambio de marchas y gran parte del recorrido del acelerador.
Desde el punto de vista de las cualidades dinámicas, la gama Renault se divide en dos modelos bien diferenciados: las variantes que sólo tienen dirección en las ruedas delanteras y las que la tienen en las cuatro (identificadas con la denominación «GT 4Control»).
Renault Laguna. Modelo 2011Las primeras tienen reacciones muy seguras y obedecen bien a las indicaciones del volante. Las versiones con dirección en las cuatro ruedas (asociadas a motores Diesel de más de 130 CV) ofrecen un tacto de conducción más deportivo y unas reacciones igualmente seguras. Otra ventaja añadida es que necesitan menos espacio para maniobrar. Para que esto ocurra el coche tiene que circular entre 2 km/h (velocidad a la que las ruedas traseras empiezan a torcer) y 60 km/h. Por encima de esta velocidad la función del sistema es mejorar la estabilidad, no la capacidad de maniobra y las ruedas traseras giran en el mismo sentido que las delanteras (en vez de en el contrario como ocurre entre 2 y 60 km/h). Pincha aquí para ampliar la información del Laguna GT 4Control y aquí para ver algunos vídeos con sus ventajas.
Desde el punto de vista del espacio, la mayor limitación del Laguna Berlina es la altura libre al techo en las plazas posteriores, insuficiente para personas altas. El Laguna de carrocería familiar («Grand Tour») tiene unos centímetros más de altura porque su techo no tiene un caída tan pronunciada.

Otra ventaja del familiar es que su maletero es mayor (508 l frente a 450 l), pero sobre todo ofrece mayor facilidad para cargar objetos voluminosos y la posibilidad de transportar más equipaje por encima de la línea de los asientos.

Renault Laguna. Modelo 2011El Laguna Berlina mide 4,69 m de largo, menos que otros coches de similares características como el Citroën C5 o el Ford Mondeo. Que sea más pequeño tiene alguna faceta positiva: necesita menos espacio para maniobrar, se maneja mejor en ciudad y es más fácil para el conductor hacerse una idea de dónde empieza y termina la carrocería. Con carrocería Grand Tour, la longitud del Laguna es mayor, 4,8 m.

Se nota que el Laguna es un coche que lleva varios años en el mercado porque no tiene elementos de equipamiento particularmente novedosos como sí ocurre en algunos de sus rivales (por ejemplo un Opel Insignia puede tener un sistema de reconocimiento de señales de tráfico o de aviso por cambio involuntario de carril). De las opciones posibles en el Laguna, una que me sigue pareciendo muy recomendable es el sistema de acceso y arranque sin llaves («Tarjeta manos libres», imagen) por la comodidad de uso que da.

Respecto al Laguna que se comenzó a vender en 2008, el de 2011 tiene algunas novedades en el equipamiento como un nuevo navegador («Carminat TomTom Live», imagen). Se diferencia del anterior en que permite acceder a información de tráfico en tiempo real en Europa y ofrece alertas de radares móviles, búsqueda local en Google y previsiones meteorológicas. Estos servicios son gratuitos durante los tres primeros meses. También es nuevo un equipo de sonido «Bose Sound» con diez altavoces. El climatizador y la conexión Bluetooth para el teléfono son de serie en todas las versiones.

Consideraciones sobre su precio y coste del seguro
Renault Laguna. Modelo 2011La versión Diesel de 110 CV con carrocería berlina está en venta desde 22.400 €, un precio que solo lo mejora, y por no mucho, el Ford Mondeo. Un Skoda Superb tiene un precio parecido (ficha comparativa) Modelos como el Mazda6, el Alfa Romeo 159 o el Peugeot 508 son claramente más costosos.

El precio de un seguro a todo riesgo —con franquicia de entre 201 y 400 €— para un Renault Laguna con el motor Diesel de 150 CV con la compañía que ofrece la póliza más barata (Balumba) es 506 € (franquicia de 300 €). Esta póliza tiene una calidad de 4,91 (sobre 10) y una relación entre ésta y el precio de 7,26.
Estos resultados los hemos obtenido tomando como conductor a un hombre de 40 años, residente en Madrid, que conduce —desde hace más de 10 años—, entre 15.000 y 20.000 km, y aparca el coche en un garaje de un edificio comunitario.
El Renault Laguna da sensación de buena calidad, tanto por los materiales como por los ajustes. No todos los plásticos son igual de buenos (los mejores están situados más arriba, más a la vista y al alcance de la mano de los ocupantes), pero no he encontrado ninguno que sobresalga por ser malo.
El Laguna no es un coche particularmente espacioso, pero tampoco está mal aprovechado dadas sus dimensiones exteriores. Los coches que son claramente más amplios tienen una carrocería de mayor longitud, como el Ford Mondeo y el Mazda6. El Opel Insignia es más o menos igual de espacioso que el Laguna y eso que es mucho más grande por fuera.

La mayor deficiencia del espacio interior del Laguna es que sus plazas traseras no tienen mucha altura libre debido a la línea descendente del techo (imagen). Por esa razón, las personas de aproximadamente más de 1,80 m de estatura, rozarán con el techo. Esa falta de altura se nota especialmente en la plaza central porque está elevada respecto a las otras dos. En las plazas traseras de un Laguna familiar («Grand Tour») hay unos cuantos centímetros más de altura libre.

Renault Laguna. Modelo 2011Renault denomina a los asientos delanteros «deportivos reforzados». Esa denominación puede llevar a confusión, pues a mi juicio recogen muy poco el cuerpo. A los mandos del Laguna tengo la sensación de ir un poco suelto. Creo que es uno de los mayores fallos del interior del Laguna y una de las cosas en las que más me fijaría a la hora de tomar una decisión por este coche u otro. Los asientos de las actuales versiones con equipamiento «GT 4Control» (hace un tiempo sí tenían unos asientos de gran sujeción) tienen el mismo relleno y soportes laterales (imagen); solo cambia el tapizado.

Salvo por los asientos, el puesto de conducción me parece que está bien resuelto. La visibilidad que deja la carrocería al conductor no me parece sobresaliente pero es mejor de lo habitual porque el marco del parabrisas y el de la luna trasera no son excesivamente gruesos y no estorban mucho en giros o maniobras.

Como en otros modelos de Renault, las principales funciones del equipo de sonido (como la radio o fuentes externas de sonido) se manejan desde un mando —que consta de botones y una ruleta— colocado en la columna de la dirección (imagen) y que se alcanza sin soltar las manos del volante. Su manejo requiere cierto periodo de adaptación pero después es muy cómodo porque evita tener que recurrir a los botones que hay en la consola, que además de ser pequeños están un poco alejados del campo de visión del conductor.

Detalles de equipamiento

Si se instala el navegador, hay un mando central entre los asientos desde el cual se maneja, además del propio navegador, la conexión «Bluetooth» para el teléfono y algunos ajustes del equipo de sonido. Este control está compuesto por nueve botones y un mando circular (imagen e imagen). Los que se utilizan con más frecuencia son sólo tres (el del navegador, el teléfono y la tecla de retroceso al «menú anterior») y yo me he acostumbrado a manejarlos sin buscarlos con la vista. En los Laguna que no tengal el navegador instalado, en lugar del mando de control, hay un hueco para guardar objetos (que no viene mal porque en este coche no sobran sitios para vaciarse los bolsillos).

La conexión «Bluetooth» para el teléfono no reconoce automáticamente toda la agenda del teléfono; es decir, para poder consultarla desde el sistema del coche hay que descargarla contacto por contacto.
El freno de estacionamiento eléctrico se conecta automáticamente cuando se apaga el motor y se libera cuando el coche comienza la marcha, por lo que en un uso normal, no hay que preocuparse de su manejo.

El mando que reemplaza a la llave de contacto —una especie de tarjeta— me gusta mucho. Es cómodo, pesa poco y, si va en un bolsillo, casi no se nota (una llave tradicional con su mando abulta mucho más). Si se elige el acceso y arranque sin llaves («Tarjeta Renault de acceso y arranque manos libres») no hay que usar el mando pues las cerraduras se desbloquean automáticamente a acercarnos al coche, el motor se arranca con solo pulsar un botón y el coche se cierra cuando el conductor se aleja unos pocos metros.

Renault Laguna. Modelo 2011El sistema de ventilación de doble zona (imagen) permite elegir tres programas automáticos de distribución del aire (suave, automático y rápido). El primero da prioridad a que el ruido de ventilación sea reducido, mientras que el modo rápido sirve para alcanzar antes la temperatura seleccionada, pero genera más ruido. Al menos en ambientes cálidos su funcionamiento me ha parecido muy bueno porque es capaz de enfriar el habitáculo con rapidez y sin hacer llegar corrientes molestas a los ocupantes. No lo he probado con mucho frío ni humedad.

Maletero

En el maletero del Laguna con carrocería de cinco puertas (imagen) se echan en falta ganchos para colgar bolsas o algún cajón con tapa para guardar objetos medianos que no se necesiten con frecuencia. Todo esto lo tiene la versión con carrocería familiar (más información), que además, puede llevar una cubierta de goma que ocupa completamente la base del maletero. También se puede compartimentar de múltiples formas con barras de aluminio, para llevar la carga bien distribuida.

Todas las versiones de dirección únicamente en las ruedas delanteras tienen una rueda de repuesto de emergencia, que permite circular hasta 130 km/h de velocidad máxima, mientras que las versiones GT 4Control llevan un kit reparapinchazos.

El Laguna sobresale por lo silencioso y suave que es, lo que ayuda a acumular poco cansancio en viajes largos. Al interior llega muy poco ruido mecánico (motor y transmisión), aerodinámico y de rodadura.

El Laguna con motor Diesel de 110 CV no tiene mucha capacidad de aceleración (en términos absolutos) pero no me da la sensación de ser un coche lento. Naturalmente, cualquiera de las versiones Diesel más potentes tienen más fuerza, pero esa potencia extra no sale a relucir en cualquier circunstancia; por ejemplo, en desplazamientos por autovías sin grandes desniveles no habrá grandes diferencias entre viajar con el Laguna de 110 CV o con alguno más potente. Lo que se puede echar en falta es más fuerza para adelantar por carreteras secundarias; pero eso no es un fallo de este Laguna sino una característica común a la mayor parte de las berlinas relativamente grandes con motores de poco más de 100 CV.

Como se ve en nuestras mediciones, no hay grandes diferencias de aceleración (medición en la que se lleva el motor hasta un régimen alto) entre este Laguna y otros rivales parecidos, como el Renault Fluence (con el mismo motor que el Laguna) y el Volkswagen Jetta Diesel de 105 CV. En esa medición no hay ninguna berlina de tamaño y potencia parecidas que haya sido sensiblemente más rápida.

En las mediciones que consisten en ganar velocidad pisando el acelerador desde marchas largas («recuperaciones») el Laguna Diesel de 110 CV ha sido mucho más rápido que el Volkswagen Passat 1.6 TDI 105 CV BMT y que el Ford Mondeo TDCi 114 CV ECOnetic, especialmente en sexta velocidad. Eso se traduce en un uso cotidiano en que para mantener un ritmo parecido, en el Renault Laguna hay que estar menos pendiente del cambio de marchas.

Renault Laguna. Modelo 2011En esta ocasión no hemos podido medir el consumo como habitualmente lo hacemos en km77.com, pero parece que su consumo es moderado. En recorridos combinados de ciudad y carretera, conduciendo a un ritmo normal, las indicaciones del ordenador de viaje estaban en torno a unos 6,0 l/100 km.

El Laguna reacciona con mucha seguridad en condiciones comprometidas y normalmente con suavidad. Algunos conductores pueden echar en falta una dirección con un tacto menos artificial. No se trata de una dirección blanda (hay direcciones muy asistidas con muy buen tacto), sino que transmite poca información al conductor de lo que ocurre bajo las ruedas. Creo que tanto el Ford Mondeo como el SEAT Exeo ofrecen un tacto de conducción de mayor calidad (lo que no implica que sean más seguros de reacciones). Esta apreciación es válida para el Laguna con dirección a las ruedas delanteras no para el «GT 4Control» (pincha aquí para ampliar la información de este modelo).

La suspensión del Laguna permite viajar con comodidad y tiene un punto de dureza que evita que la carrocería se mueva excesivamente en frenadas o curvas. Lo que no hace bien es aislar a lo ocupantes de las sacudidas y vibraciones que experimenta la suspensión al pasar por algunos baches. Por ejemplo, si en una carretera ondulada o en mal estado coincide un apoyo fuerte con un bache que mueve las ruedas con violencia, se puede apreciar un pequeño golpe en el volante y una vibración en la carrocería que resta sensación de solidez (en el Ford Mondeo o en el SEAT Exeo ocurre en menor medida).
El cambio manual de seis marchas tiene un tacto esponjoso y recorridos largos, algo típico de los cambios manuales de Renault, pero lo cierto es que las marchas entran con facilidad y rapidez.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Citroën Berlingo Multispace vs. Peugeot Partner