Prueba Mazda CX-5 2017


El Mazda CX-5 llega renovado y mejorado para ofrecer mayor seguridad y sobre todo, mayor placer de conducción, para convertirse en unos de los mejores vehículos de su segmento.

Por fin ha llegado el momento de probar el Mazda CX-5 2017. En España es el modelo con más ventas de la marca. Y en Europa tampoco va nada mal, con 73.000 unidades vendidas en 2016. Por eso es tan importante para la marca, que no se ha arriesgado a experimentos absurdos que pueden dar al traste con este éxito. Se ha tomado la exitosa carrocería del modelo actual y se han remarcado algunas de sus líneas para volver otras un poco más afiladas.
El resultado del Mazda CX-5 2017 es espectacular, con su frontal más moderno y tecnológico, con faros más rasgados, una parrilla rediseñada, y unos pilares A un poco retrasados, concretamente tres centímetros y medio respecto al modelo actual. Además, el capó se ha alargado nada menos que 10 cm (la longitud total solo crece uno) y se han escondido los limpiaparabrisas bajo ellos, para aumentar y mejorar la insonorización a bordo. La zaga también se ha visto retocada, y su nueva forma trapezoidal es lo primero que llama la atención. También ha aumentado la rigidez torsional en un 15%, lo que se nota en marcha.
También se ha revisado el interior: la consola central va más elevada, las palancas del cambio manual y automático se acercan más a la mano y hay que reconocer que la ergonomía ha mejorado mucho, pero sobre todo, los acabados: cualquier superficie desprende más calidad que antes.

Prueba Mazda CX-5 2017

Ha llegado el momento de la verdad: ¿cómo se comporta el nuevo SUV japonés? El motor diésel de 2,2 litros y 175 CV mueve el conjunto de forma muy ágil, a pesar de que este Mazda ha engordado en la báscula, de media, 40 kilos. Se ha mejorado el consumo y su sonoridad,especialmente en su motor diésel.
El chasis del nuevo Mazda CX-5 tiene un ajuste más firme, y lo cierto es que reduce los balanceos respecto al modelo actual. Aparte de este 2,2 diésel de 175 CV, uno en versión de 150 y, respecto a la gasolina, un 2.0 de 160 CV en versión con tracción integral o 165 CV si es con tracción delantera. En el futuro llegará un 2.5 de unos 190 CV con una novedad: desconexión de cilindros. Habrá dos cajas de cambios disponibles, manual y automática ambas de seis velocidades y, por supuesto y según los motores, tracción delantera o integral. Sus precios partirán de unos 25.000 euros.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Citroën Berlingo Multispace vs. Peugeot Partner