Volkswagen e-Golf 2017

El e-Golf es la variante eléctrica del Golf 2017 y sustituye a la versión con el mismo nombre que Volkswagen puso a la venta en junio de 2014 (más información). Los cambios más importantes están en el motor, que es más potente, y en la batería, que tiene más capacidad. Además también tiene las modificaciones estéticas y la mayoría de las novedades de equipamiento del resto de versiones de la gama Golf 2017. Es la versión que ha recibido cambios más significativos que, además, se notan durante su conducción.
Está a la venta por 38 020 euros por lo que, actualmente, es el turismo eléctrico más costoso de entre 4,0 y 4,7 metros de longitud (por encima de este tamaño sólo se comercializa el Tesla Model S, un turismo de lujo que mide 4,97 m). Un Nissan Leaf y un Hyundai IONIQ Eléctrico son más asequibles, más grandes y tienen un motor menos potente y una batería con menos capacidad. Un BMW i3 (que mide prácticamente cuatro metros) tiene un coste algo menor, un motor mucho más potente y está disponible con dos baterías distintas, ambas de menor capacidad que la del e-Golf. Ficha comparativa.
Volkswagen e-Golf 2017. Imágenes exteriores.

El motor eléctrico es el mismo que tenía antes, pero Volkswagen ha cambiado su gestión para que la potencia aumente hasta 136 caballos y el par hasta 290 Nm (20 CV y 20 Nm más que antes; el rotor y el estator del motor eléctrico no han recibido cambios). La batería, ubicada bajo el túnel que recorre longitudinalmente la carrocería y tras los asientos posteriores (imagen), sigue siendo de iones de litio, pero ahora tiene 35,8 kWh de capacidad bruta (24,2 kWh en el modelo de 2014), lo que permite una autonomía homologada de 300 km según la normativa NEDC (190 en el modelo anterior) y unos 200 km en condiciones de circulación convencionales.
Según Volkswagen, una carga completa en un Wallbox de 7,2 kW (requiere instalación por parte de un profesional) necesita menos de seis horas. La nueva batería ocupa el mismo espacio que antes pero es 30 kg más pesada (razón por la cual el e-Golf 2017 es más pesado que el de 2014; ficha comparativa).
La autonomía homologada del e-Golf 2017 es superior a la del Nissan LEAF (hasta 250 km) y el KIA Soul EV (212 km), idéntica a la del BMW i3 94 Ah (300 km) e inferior a la del Renault ZOE 40 kWh (400 km). El aumento de la potencia del motor da como resultado una mejora en la aceleración de 0 a 100 km/h (9,6 segundos frente a 10,4) La velocidad máxima también es mayor (150 km/h frente a 140 km/h) debido a que Volkswagen ha modificado el desarrollo de la transmisión.
He conducido el nuevo e-Golf brevemente durante la presentación nacional. Acelera más que el modelo al que sustituye, lo que se nota especialmente en adelantamientos en carretera (su inmediatez de respuesta lo hace particularmente veloz en esta maniobra), pero sobre todo mejora en autonomía hasta el punto de ser últil para hacer trayectos de aproximadamente 200 o 220 km (antes era difícil superar los 140 km de autonomía real en trayectos fuera de ciudad).
La impresión que he tenido durante un recorrido de 60 km con tres pasajeros a bordo, aire acondicionado y un ritmo ligero (entre 80 y 120 km/h), es la de que su eficiencia energética es alta porque resulta sencillo «recuperar» autonomía eléctrica a base de realizar frenadas regenerativas y porque es capaz de avanzar muchos metros inercialmente sin que se perciba apenas resistencia a la rodadura. A la salida el ordenador de viaje indicaba una autonomía de 282 km; a la llegada, tras recorrer 68 km, el gasto eléctrico medio fue de 16,2 kWh/100 km y la autonomía indicada de 150 km. En lo relativo a su manejo (el chasis no recibe cambios), estas impresiones de conducción son aplicables.
Volkswagen e-Golf 2017. Imágenes interiores.
Al igual que en el resto de la gama Golf 2017, el e-Golf puede tener un gran número de sistemas de ayuda a la conducción, como el de frenada de emergencia con detección de peatones, un programador de velocidad activo con arranque y parada automáticos en atascos (funciona hasta 60 km/h y está incluido en el equipamiento de serie), el detector de objetos en el ángulo muerto o la alerta por cambio involuntario de carril.
En el equipamiento de serie del e-Golf está incluída una pantalla de 12,3 pulgadas que muestra el cuadro de instrumentos, a la que Volkswagen denomina «Digital Cockpit» (funciona muy bien, aunque no tiene la calidad visual del «Virtual Cockpit» de un Audi A3). Igualmente, incluye el sistema multimedia más completo de la gama Golf, denominado «Discover Pro». Tiene una pantalla de 9,2 pulgadas con una resulución 1280x640 píxeles y la posibilidad de manejarlo mediante gestos.
En el e-Golf también son nuevos los paragolpes, los faros y los pilotos, que en ambos casos realizan sus funciones mediante ledes de serie. En el interior es distinta la tapicería. Los ajustes y los materiales son de la calidad habitual en Volkswagen, muy buenos aunque no lujosos. La nueva pantalla táctil del sistema multimedia tiene un funcionamiento preciso y apenas pierde visibilidad por la presencia de reflejos. Mediante una aplicación para dispositivos móviles (e-Remote) es posible configurar a distancia diversas funciones del coche relacionadas con la recarga, el sistema de navegación o la posición y el estado del vehículo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Citroën Berlingo Multispace vs. Peugeot Partner