Renault Fluence Z.E.

El Renault Fluence Z.E. es la versión eléctrica del Fluence. Se puede encargar desde abril de 2010, aunque las primeras unidades no se entregarán hasta principios de 2011. Tiene un precio de 25.960 €, sin ayudas gubernamentales —es muy posible que tenga algún tipo de subvención, pero todavía no se han concretado—.

Lleva un sistema de propulsión completamente eléctrico, alimentado por una batería que sólo se puede recargar conectándola a la red eléctrica. Por lo tanto, el Fluence Z.E. es técnicamente distinto al Opel Ampera o el Chevrolet Volt; en estos su batería se puede recargar además de conectándola a la red eléctrica, con un motor de gasolina —instalado en el coche— que hace las veces de generador. La batería del Fluence Z.E. no viene con el vehículo sino que hay que alquilarla por 67 € + IVA al mes.


La velocidad máxima está limitada a 135 km/h. Según Renault, el Fluence Z.E. puede recorrer 160 km en un ciclo homologado en Europa para este tipo de coches, del cual todavía no tenemos información de sus características.

Renault Fluence Z.E. Modelo 2011.Una de las diferencias del Fluence Z.E. respecto al Fluence que lleva motor de combustión es que su carrocería mide 0,13 cm más (4,75 m). Renault ha tenido que aumentar la longitud de su parte trasera (imagen ) para que en el maletero entre la batería —va colocada justo detrás de los asientos traseros (imagen)— y quede un espacio suficiente de carga. El maletero del Fluence Z.E. tiene un volumen de 300 litros, 230 litros menos que el resto de la gama.

El motor eléctrico tiene una potencia máxima de 70 kW (95 CV). Funciona gracias a la energía almacenada en una batería de iones de litio. La única manera de recargarla, además de la pequeña recarga que se obtiene en la deceleraciones, es conectándola a la red eléctrica.

Para recargarla hay que conectarla a un enchufe distinto al convencional en los domicilios ya que tiene tres conectores en lugar de dos. Renault asegura que en el precio de compra estarán incluidas las transformaciones en el sistema eléctrico que necesite cada cliente dependiendo del lugar donde vaya a recargar la batería habitualmente.
En una monofásica (230 V) son necesarias entre 6 y 8 horas —en función de si el límite de corriente es 10 ó 16 A—, mientras que en redes trifásicas (400 V y 32 A) son precisos 30 minutos para lograr el 80% de su carga. Hay dos tomas de corriente, colocadas en cada una de las aletas delanteras (imagen). La batería no necesita mantenimiento y, según Renault, conserva entre el 80% y el 100 % de su capacidad durante seis años. La garantía oficial es de 10 años ó 200.000 km.

Renault Fluence Z.E. Modelo 2011.En Israel hay actualmente una infraestructura experimental de cambio automático de baterías («Quick Drop») para los Fluence Z.E. La operación se completa en tres minutos sin intervención del conductor. Renault no tiene definido si habrá un sistema similar en España y otros países europeos.
Una red extensa de este tipo permitiría reemplazar la batería agotada por una cargada sin tener que esperar las horas necesarias para la recarga y, de este modo, poder realizar viajes largos con una demora similar a un repostaje de carburante en un vehículo de motor Diesel o de gasolina.
La batería que lleva el Fluence Z.E. es de iones de litio y pesa 250 kg, de los que unos 3 kg son de litio. Este tipo de baterías tienen una densidad de energía de unos 100 Wh/kg, frente a los 25 de una de plomo y 63 de una de níquel hidruro metálico.

La batería tiene una capacidad energética de 20 kWh y suministra la corriente a una tensión de 400 V. Según Renault, a intensidad media de funcionamiento, el sistema de aire acondicionado tiene un consumo aproximado de 1,5 kWh y el de calefacción de 2,2 kWh.

El motor eléctrico (síncrono) está colocado en la parte delantera de la carrocería, tiene una potencia 70 kW (95 CV) y da un par máximo de 226 Nm.
Algunas impresiones de conducción

Renault Fluence Z.E. Modelo 2011.Conducir el Fluence Z.E. no requiere hacer casi nada distinto a conducir cualquier coche con cambio automático. Lo que caracteriza a su funcionamiento es una ausencia prácticamente total de ruido y una respuesta al acelerador intensa y suave. Con cuatro personas y el climatizador conectado, que es como lo he conducido, tiene gran facilidad para arrancar con fuerza y llegar a unos 80 km/h. No he acelerado más, pero por la facilidad que llegaba a esa velocidad, parece que no necesitaría mucho lanzamiento para aproximarse a su velocidad máxima.

Lo que más distingue su funcionamiento respecto a los coches tradicionales con motor de combustión es que el motor siempre da una retención importante al levantar el pie del acelerador —en un coche con motor de combustión esa retención sólo se obtiene si va engranada una marcha relativamente corta—. Por esa razón, puede ocurrir que pierda velocidad más rápido de lo deseado y haya que volver a pisar el acelerador para detenerse debajo de un semáforo en rojo. Es importante aprovechar esa retención porque durante esos momentos el motor hace de generador y carga la batería.
Carrocería, habitáculo y equipamiento

El exterior es similar al del resto de la gama Fluence, pero hay determinado detalles diferenciadores (más información). El interior es muy parecido al del resto de la gama Fluence. La mayor diferencia es que, en la instrumentación, el cuentarrevoluciones ha sido sustituido por un indicador que da información acerca de la autonomía y la carga de la batería (imagen). 

Podrá tener un sistema de navegación (Carminat TomTom), conexión Bluetooth para el teléfono, climatizador de dos zonas y conexión automática de luces y del limpiaparabrisas, entre otros elementos. 
Otros detalles

Se fabricará en la planta que Renault tiene en Bursa (Turquía), en la misma línea de montaje donde se fabrican los modelos del Fluence con motor de combustible.
Renault Fluence Z.E. Modelo 2011.Renault mostró el aspecto y alguna de las características de este coche en el prototipo Fluence Zero Emission Concept.

Durante 2011, Renault pondrá en venta tres vehículos eléctricos: Fluence Z.E., Kangoo Z.E. y Twizy, un pequeño utilitario urbano (imagen de su prototipo).

Renault tiene previsto vender su gama de vehículos eléctricos a un precio parecido al los equivalentes con motor de combustión, teniendo en cuenta las ayudas de los gobiernos y que las baterías, uno de los elementos más costosos, no serán propiedad del cliente.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Citroën Berlingo Multispace vs. Peugeot Partner